Entradas

medios-masicos-comunicacion

¿Eres un ciudadano crítico?

Los ciudadanos damos veracidad a muchos periodistas por el hecho de aparecer en medios convencionales o ser influencers en Internet y no contrastamos la información ni las fuentes, pese a tener a nuestra disposición en Internet ilimitadas fuentes.

La constitución en el artículo 20 reconoce los derechos de los ciudadanos a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de comunicación, derecho que no puede restringirse mediante ningún tipo de censura.

¿Los medios manipulan la información?¿Es posible encontrar información veraz en los medios de comunicación?

Según el código deontológico de los periodistas de la UNESCO y de la Unión Europea, los periodistas deben cumplir los siguientes artículos (*):

Art. 8.- El periodista propugnará por la igualdad, la justicia social y el bienestar para todos.

Art. 9.- El periodista velará porque el público tenga acceso a una información fidedigna de los hechos, manejados objetiva e imparcialmente. Asimismo, verificará y comprobará la información con precisión y claridad.

Art. 17;- El periodista tendrá el derecho de rechazar cualquier presión del sistema de Estado y/o de otras instituciones que pretendan obligarle a distorsionar o mutilar las informaciones.

Art. 22.- El periodista deberá observar la mejor disciplina y comportamiento, a fin de que su profesión honre y sirva mejor la sociedad.

Art. 23.- El periodista tendrá la obligación, en caso de justificados reparos o dudas sobre la conducta ética de un colega, de presentar la querella o denuncia ante el organismo competente, sin apresurarse a la exposición pública. Igual procedimiento se recomienda cuando impugnen acuerdos o políticas de distintas instancias del Colegio.

Estamos en un momento a nivel nacional, europeo y mundial en el que la profesión del periodismo sufre una gran crisis de credibilidad, la percepción de los ciudadanos es que los medios están politizados, que manipulan la información dependiendo del partido al que sean simpatizantes o cercanos, tanto en las ediciones de papel como sobretodo en las ediciones digitales, dónde es más fácil manipular la información mediante imágenes y vídeos sacados de contexto.

Los medios públicos cada vez son menos objetivos, ya que su línea editorial suele favorecer al partido que gobierna. En los medios digitales además se agudiza este hecho, debido a la facilidad de poder manipular mediante los elementos audiovisuales, además la información se contrasta menos debido a la velocidad del medio (Internet).

Todo ello provoca que los medios manipulen e intercedan en la opinión pública, en lugar de ser transmisores para que las personas podamos interpretar y decidir, los medios y sobretodo los digitales cada vez son menos plurales, desvirtuando la información.

Durante los diferentes gobiernos, independientemente del partido que haya gobernado los medios públicos y autonómicos (TV3, Canal 9, Telemadrid, Euskal Televista, Canal Sur, Televisión de Castilla la Mancha, Aragón Tv, Televisión de Galicia, TVB, etc) han sido utilizados de forma partidista y como medios propaganda, sobretodo en los medios autonómicos utilizados para manipular la información.

En España tanto los diferentes canales de televisión, programas de radio, medios digitales y medios escritos suelen estar vinculados a una ideología política o partido concreto, ya sea haciendo propaganda de un partido o político o por las críticas a su competencia.

Como decía el nazi: “La verdad es una mentira cien veces repetida”.

El informe elaborado por la Universidad de Oxford y publicado por el “Instituto Reuters para el estudio del periodismo” ya en 2015 sitúa a los medios españoles como los menos creíbles de los ocho países estudiados en Europa (Alemania, Finlandia, Dinamarca, UK, Irlanda, Francia e Italia) y los segundos menos creíbles de los doce estudiados de todo el mundo (USA, Japón, Brasil y Australia). Según este informe sólo el 34 % de los ciudadanos confían en la veracidad de las noticias publicadas en los medios (gráfico 1).

Durante el año 2016 la confianza de los ciudadanos en los medios españoles descendió 5 puntos según Edelman Trust Barometer (gráfico 2). Los sucesos de los últimos años (corrupción política, situación política en Catalunya, atentados terroristas islámicos, desempleo…) y la cobertura que han realizado los medios de estos sucesos, han provocado una desconfianza cada vez mayor, lo cual ha desenbocado en que los ciudadanos cada vez consuman menos medios de comunicación, busquen otras fuentes de información en buscadores, blogs, etc, mayor nivel de desconfianza en los poderes establecidos, incertidumbre y el nacimiento de diferentes movimientos sociales y politicos basados en el populismo.

Captura de pantalla 2018-02-03 a las 13.04.57

6 de cada 10 españoles opina que los medios de comunicación no informan de forma fiable, la radio es el medio que tiene más credibilidad y el que menos los medios digitales y las redes sociales (Informe Anual de la Profesión Periodística).

Los medios de comunicación para combatir la bajada de inversión en publicidad y el descenso de lectores, visitantes y espectadores, en lugar de ofrecer información veraz y contrastada, en lugar de evitar información sensacionalista, buscan grandes titulares, realizan análisis sesgados e informan con datos sin confirmar o informaciones sin contrastar. Valoran más  le espectáculo y la polémica que la información objetiva y real sobretodo en televisión.

Los medios escritos en los últimos años intentan sobrevivir ofreciendo promociones y regalos para conseguir mantener a flote la venta de ejemplares, lo que ha convertido a los quioscos en bazares.

El público por tanto ante este panorama decide buscar otros medios para informarse, buscadores, medios digitales o redes sociales. Por un lado buscando otro tipo de información y fuentes que contrasten o sean más veraces, por otro lado porque en España el acceso a Internet está generalizado en la sociedad y por último porque se pueden encontrar cientos de miles de noticias gratuitas en Internet sin tener que pagar. Esto no quiere decir que los ciudadanos sean más críticos o tengan criterio para informarse, ya que las personas en España le dan veracidad a muchas informaciones sólo por estar publicadas en Facebook o Twitter y pocas personas contrastan las noticias en Internet, la educación no forma ciudadanos críticos, solo consumen las noticias que les afianzan en su propia verdad en lugar de contrastar la información.

“Es urgente defender la verdad frente a la mentira, y mucho más frente a la posverdad, que es la mentira premeditada y organizada”. El director de EL PAÍS desde 2014, Antonio Caño, ha advertido este miércoles en una conferencia en la Universidad de Navarra del peligro de extinción del periodismo, “del periodismo de calidad”. En un momento histórico en el que este es “más demandado y más necesario que nunca”, ha pedido a los futuros periodistas que desechen “el sectarismo”, que solo genera lectores pasivos “dispuestos a creer cualquier propaganda”*.