implicados1

Se puede dar sin recibir

La generosidad hace mucha falta en este mundo. Hay mucha gente, personas, empresas, países, que necesitan ayuda y muy poca gente dispuesta a dar nada a cambio de nada.

Está claro que no hay que trabajar gratis, pero dentro de nuestro tiempo sería bueno encontrar un hueco para dar sin recibir. Simplemente por el placer de dar.

Si todos fuéramos más generosos el mundo seguro iría mejor.

Me refiero a varias cosas, por un lado desde hace años que aconsejo, prescribo, recomiendo servicios de amigos o conocidos o clientes sin esperar nada a cambio.

Es más alguna vez me han ofrecido comisiones y me he negado a aceptarlas, ya que prefiero recomendar porque creo en alguien o en algún proyecto que venderme por una comisión. Eso sí si ayudo a alguien o recomiendo a alguien es porque se lo merece.

Es una pena que la gente a día de hoy se sorprenda y me diga ¿no quieres una comisión?, no gracias, va en contra de mis principios, si te recomiendo es porque creo en ti, la credibilidad no se compra, se gana.

Por otro lado, hace tiempo que buscaba un proyecto en el que poder colaborar, en el que poder invertir mi tiempo de forma altruista. En esa búsqueda se cruzó en mi vida Richard Wakefield, un creativo particular con un gran corazón y me explicó su proyecto. Publicitarios implicados, un grupo de profesionales que comparte su tiempo con micro ONG que no tienen recursos y les ayudan a tener mayor visibilidad para conseguir sus objetivos y poder conseguir más ayuda para proyectos sociales. Os adjunto su web por si alguien más quiere colaborar:

http://www.implicados.org

Sólo quería compartir esto con vosotros para que sepáis que se puede ser generoso sin esperar nada a cambio. Y mi concepto de la generosidad:

Que ser generoso es una virtud que no todo el mundo tiene.

Que para ser generoso no hace falta dar dinero, sino podemos ser generosos de muchas otras formas.

Para ser generoso no hace falta tener ningún motivo, simplemente porque te sale de dentro.

Ser generoso significa ofrecerle a alguien más de lo que espera de ti, así de simple.

Para ser generosos de verdad hay que hacerlo sin condiciones.

La generosidad consiste en dar antes de que nos pidan.

Porque la generosidad proviene del corazón y no de la riqueza.

Se más generoso y sentirás tarde o temprano una gran recompensa emocional.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *