NO NO y NO y mil veces que NO!

¿Por qué es tan complicado saber decir que no?
A mi me ha costado muchos años aprender a decir que no, incluso a aquellas personas a las que quieres o aprecias, otras veces a tus mejores clientes, a tu familia,…Todos hemos vivido situaciones en las que no queríamos o no podíamos hacer algo y hemos dicho que si en lugar de decir que no.

Pero si siempre decimos que si, si siempre estamos a disposición de, nunca valorarán nuestro tiempo ni a nosotros. No podemos pasarnos la vida resolviendo la vida de los demás sin dedicarnos tiempo a nosotros y a nuestras necesidades.

Una respuesta negativa puede ser el comienzo de algo muy positivo.

¿Sabes decir que no? ¿Eres capaz de decir que no?¿Por qué nos cuesta tanto decir que no?
-En primer lugar por tema cultural, nos han educado a que decir que no, no es positivo, tampoco nos han enseñado que el no nos puede aportar muchos beneficios, estamos carentes de cultura del no.

-Por evitar conflictos: el hecho de negarnos a algo puede afectar a la otra persona, el pensar los efectos que puede tener en la otra persona muchas veces nos hace no decir lo que pensamos realmente.

-Por no hacer sentir mal a la otra persona: solemos anteponer muchas veces las necesidades de los demás a las nuestras, solemos pensar muchas veces lo que pensara de nosotros si le decimos que no, es lo que se llama miedo a ser rechazado.

-Creer que no tenemos derecho a negarnos: suele ser un problema de autoestima, al no valorarnos, no creemos tener derecho a decir que no.

No debemos ser extremistas, ni decir siempre si ni decir siempre que no, los extremos son negativos.

¿Cómo aprender a decir que no?
-En primer lugar tenemos que valorarnos a nosotros mismos, pensar en las consecuencias de decir si, en como nos afectara personal y emocionalmente y en que consecuencias tendrá.

-Ser honestos con nosotros mismos y con la otra persona, amablemente hacerte saber y hacerle saber que no será posible y el porque. La honestidad nos hará sentir mejor, seguros y tranquilos, sin remordimientos. Hará que nos valoren por como somos y lo que somos, quien realmente nos quiera nos aceptara tal y como somos.

-Reflexionar antes de responder, no tomar decisiones impulsivas, siempre reflexionar sobre la respuesta y sus consecuencias, evaluar prioridades y en base a ello decidir la respuesta adecuada.

-Meditar nuestra disponibilidad, suele ser más sencillo para poder tomar una decisión si tenemos una correcta planificación de nuestro tiempo, nos ayudara a tomar la decisión adecuada.

La primera vez te costará decir que no. La segunda te costará menos y a la tercera te sentirás tan bien, que disfrutarás del momento y sabrás apreciar los beneficios de saber decir que no a tiempo.

Tenemos que ser asertivos. La asertividad es la habilidad para hacer valer tus propios derechos de un modo adecuado: tu derecho a decir que no.

Di no! Di no a los aprovechados, di lo a la baja autoestima, di no a no hacer y decir lo que piensas, di no a las prioridades donde tu no estés en primer lugar, di no a las repuestas sin reflexion, di no a no ser honestos, di no a resolver la vida de los demás, di no a la incapacidad a decir que no, di no a decir siempre que si…di no!

“Decir lo que sentimos, sentir lo que decimos, concordar las palabras con la mente”. Séneca.

no-1

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *